lunes, 21 de mayo de 2012

Comprate un criterio y mudate al Chaco

Desde la hora pico de suicidios, los domingos tipo 20hs, llueve en Buenos Aires. De verdad que, siendo lunes al mediodía, sigue lloviendo. Con algunos altibajos, pasamos de tormenta a llovizna más de una vez en tan pocas horas. Mimetizados con el clima, hoy les presento a los inoportunos que no saben lo que quieren. 
Humilde lector, hay que sospechar de todo aquel o aquella que, a la primera de cambio, lo quiere, es buena onda y lo invita a su casa a compartir la cena de "amigos". Si, si, desconfíen: ese aparente bien intencionado ser humano lo cagará meses después, jiijji. Así como las chicas nos fascinamos con ese jean nuevo que nos ponemos para toda ocasión, hay crueles bípedos fascinados en personitas como una. Al igual que un jean, usted tendrá  unos cuantos usos y al cajón. Bienvenido a la pila de pantalones viejitos sin valor!
A todos nos pasa, tranquilos. Esto no es sinónimo de que usted no sea un buen amigo o un ser querido. despreocúpese. Es mucho más simple: usted ha sido víctima de un pelotudo sin criterio. Esto qué quiere decir? que su supuesto amigo no sabe qué quiere de la vida y que usted, inocente, ha bailado al vaivén de su indecisión atómica. Súmele además una dosis de inestabilidad emocional importante, la que, si no se aleja a tiempo, se le pegará como sanguijuela chupasangre y lo convertirá en un infame de esta raza. Lo sé en carne propia, la boludés en contagiosa.
Les describo a los pelotubis sin criterio: encantadores y simpáticos, con detalles ocurrentes y una memoria traicionera: estos estrategas recuerdan su signo zodiacal, su hobbie o la cuadra en la que vive, cosa de hacerlo sentir a usted algo diferente y predisponerlo a todo intercambio de diálogo, tertulia o salida con este ser símil a una curva ondulada de emociones. Hasta tienen la suerte de ser medianamente bonitos y lo saben, cosa que los hace aún más peligrosos. Les copa armar logias y hacerlos a usted parte de ellas, para luego dejarlo afuera de una sola patada en el ojete. Su mecanismo es el siguiente: si es su compañero de laburo, lo hará sentir parte de los proactivos y diferentes; si es su primo, lo hará sentir el preferido de la familia; si dice ser su amigo, lo hará creer que usted es el coequiper ideal, que Él necesita. Si, por esas desgracias de la vida es su pareja, busque ayuda: su performance como novia o novio oscilará desde lo extremadamente genial hasta lo peor que le pasó en la vida. De un te amo a jamás me enamoré de vos, en segundos. Muy pronto y sin entender las razones, usted, su fiel amigo y miembro de esa ridícula cofradía, estará afuera. Le digo más? no se enterará por él sino por otros que hoy son miembros de su más discreta intimidad. Ejemplo? El pelotubi sin criterio le dice y hace sentir que usted es su amigo: salen juntos, se envían mails y hasta planean viajes juntos. El día de su cumpleaños, cuando usted quiera lucirse vía facebook para dejarle un mensaje, se dará con que lo ha eliminado. Si, a usted y su hermano que, como el muy confianzudo lo agregó en un principio, hoy los eliminó a ambos, por si acaso.
Otro ejemplo. El pelotubi sin criterio ama llamar la atención. Por tal motivo un día cae ensimismado, tristísimo,  apenado. Lo aqueja su rutina, la convivencia con los suyos y la quietud de su trabajo. Usted, lógico, buscará no sólo consolarlo sino también sumarse a la búsqueda de soluciones. Lo ayudará a buscar psicóloga, le regalará los clasificados para que busque nuevo departamento y más, le enviará por correo ofertas laborales acorde a su perfil. El muy ingrato pelotubi sin criterio le dirá que quién se cree usted para meterse en su vida, que él es más feliz que nunca y, frase que repiten siempre que pueden, no necesita de nadie. Son así, un tanto fronterizos, negadores e infantiles. Más? El pelotubi sin criterio es de los que agitan para enfiestarse  el finde y después no va a ningún lado, dejando a más de uno plantado. Es de los que, cuando reconocen que estuvieron mal, dicen: "la semana pasada tenía paranoia, pero ya me curé". Si, son  flasheros y fantaseosamente exagerados, caen en sus propias marañas y, mal que pese, lo hacen a usted prisionero de sus ocurrencias.
Tienen problemas de vocación y de autoestima. Son expertos en buscarle el pelo al huevo o arruinar momentos. Malhablados, bélicos y chismosos a morir, siempre hay algún pelotubi sin criterio poniendo de moda sus propias obsesiones hasta que, claro, se aburren. Su problema es ese: su vida porta tal aburrimiento que experimentan con todo, incluidas las personas. El pelotubi sin criterio ya hizo natación y dejó, ya hizo que usted se compre nuevas zapatillas para salir a correr juntos y ahí sigue, quieto y solo en su casa, ya fue amante del cine porque conoció un vecino que estudia eso, y así sucesivamente. Lógico, ya sabe lo que tiene que hacer y cuando sale un tema del que no tiene qué opinar, sabotea. Es así de básico, pero tiernito, si usted viera!
Lo peor? siempre vuelven, no les cuesta pedir disculpas y son capaces de hacernos soltar una carcajada con lo absurdo de sus argumentos. Lleva tiempo no tomárselos en serio.

Ah! me olvidaba! Aman a su madre a escondidas y por lo general tuvieron algún que otro sueño erótico con ella. Lo mismo las chicas, soñaron con el padre y pretenden que su novio sea su calcomanía.

El arte de hoy? Dejar pasar a los pelotubis sin criterio, son como Al Qaeda, el riesgo país o una molotov en la cartera. Como dice una amiga mía, fuchis fuchis!!!

Para ellos, esta canción






No hay comentarios:

Publicar un comentario